Estar en pareja hoy

Roma me trajo muchos regalos en forma de señales y mensajes referentes al amor de pareja.

La ciudad eterna, de nombre AMOR pero al revés, quería hablarme del verdadero sentido de estar en pareja.

Uno de los aprendizajes más Grandes en estos tiempos es dejar ser al otro y abrazarlo TODO del otro, si, sus rarezas, sus limitaciones, sus dificultades, lo que no nos gusta, lo que aún no ve, sus miedos inconscientes y su niño herido.

Abrazarlo TODO de él. Porqué de alguna manera sus sombras, su herida del alma, sus miedos… son también los nuestros y aquí nadie ha alcanzado la iluminación, ni es perfecta. Todos estamos aprendiendo.

Como mujeres de estos tiempos, fuertes, valientes, líderes y con carácter guerrero, siento que es momento de soltar el control, de dejar descansar nuestro masculino, el liderazgo, soltar nuestra dureza y nuestra rigidez.

Con ello dejar aflorar nuestro femenino, suavizarnos, redondearnos, confiar en que podemos dejarnos llevar, fluir, gozar, hacer las Cosas por simple disfrute y juego, confiar en el sagrado masculino y dejarnos sostener por nuestros compañeros de vida y dejar espacios para atraer a ese compañero que merecemos, no perfecto, no iluminado, pero si responsable de su mundo interior.

Para juntos respirar, trascender, transformar el dolor en amor y brillar, porqué vinimos a disfrutar y a gozar la vida.

La vulnerabilidad

Cuando era policía conocía a las personas en momentos de vulnerabilidad y ahora…TAMBIÉN.
.
La vulnerabilidad asusta pero nos hace humanos. Es de valientes permitirse ser vulnerable.
.
Me gusta acompañar a otros a atravesar etapas de cambio, momentos intensos y vulnerables.
.
Mi trabajo siempre se basó en la honestidad conmigo misma y un continuo crecimiento personal, para compartirlo y ponerlo al servicio de los demás.
.
Y así seguirá siendo.

Con amor

Laia

10 cosas que quizás no sabias sobre mí:

Bienvenidas a todas las personas que se han unido en estas últimas semanas a esta comunidad.

10 cosas que quizás no sabias sobre mí:

1- Me llamo Laia y tengo 34 años.

2- Nací un frío diciembre en Barcelona, aunque hace más de diez años que dejé la ciudad para vivir en lugares más tranquilos y en contacto con la naturaleza.

3- De pequeña quería ser una heroína y salvar al mundo. Soy sagitario, ascendente cáncer con la luna en áries. Y mi vocación de servicio, espiritualidad y liderazgo aparece en cada rincón de mi mapa de las estrellas.

4- Amo el mar y siento que estar en él o cerca de él me sana. Desearía vivir más cerca de la playa.

5- Además de heroína, quería ser madre y lo fui a los 30 años. No fue como imaginé, me rompí en muchos pedazos porqué enfermé 12 días después de dar a luz y los primeros años de esta tapa fueron una travesía dura por el desierto. Cosa que ha resultado ser, con el tiempo una maestría de vida.

6- Desde muy jovencita he tenido interés por mi mundo emocional, por el comportamiento humano y como conocerme y sanarme a mi misma. Una especie de buscadora incansable de conocimiento, de respuestas, de experiencias.

7- Nací para sentir intensamente y esto me ha llevado y me lleva en ocasiones a explosionar y arrasar con mi energía de fuego y agua. Mi trabajo constante es canalizar toda esta fuerza y transformarla en algo creativo.

8- Me gusta viajar e impregnarme de la vibración de lugares, culturas y gentes, creo que crezco con cada experiencia que vivo lejos de casa. Viajo poco para mi gusto, aunque cuándo estoy muchos días fuera echo de menos mi hogar.

9- En estos tiempos no sé quién soy, si tuviera que definirme sería complicado. Soy todo. La equilibrada, y la rabiada, la madre, la Artemisa indomable, la guerrera y la pacífica, la que come súper bien y la que también come fatal…

10- Soy una mujer de fe, no soy de aquí, solo vine a vivir una experiencia humana. Estoy aprendiendo y a la vez compartiendo lo que aprendo para hacernos entre todos la vida fácil.